Skip to main content

en Inglés

Pregunte al Experto

Seminaros Web

Resumen de Investigaciones sobre el EDAF

Resumen de Investigaciones sobre el EDAF - Abril 2014

Resumen de Investigaciones sobre el EDAF - Abril 2014

El alcohol puede dañar la placenta al comienzo del embarazo

El uso de alcohol materno durante el embarazo puede dar lugar a una serie de problemas en el feto que incluyen poco crecimiento y el desarrollo cerebral alterado, estos son componentes del Espectro de los Desórdenes Relacionados con el Alcoholismo Fetal (EDAF). Tanto el alcohol como el acetaldehído, un metabolito nocivo del alcohol, se cruzan libremente de la placenta de la madre al torrente sanguíneo del feto. Sin embargo, el efecto de estas sustancias en la placenta no se ha explorado.

Los investigadores expusieron tejido de la placenta al alcohol y al acetaldehído en varios niveles que corresponden a las concentraciones típicas de estas sustancias en la sangre de la madre después de moderado a alto consumo de alcohol. Ambas sustancias redujeron el crecimiento y proliferación de las células de la placenta. Además, el alcohol deteriora la capacidad de las células de la placenta para el transporte de taurina, un aminoácido esencial y particularmente vital para el cerebro fetal.

Estos resultados indican que el consumo de alcohol materno puede afectar la salud de la placenta al comienzo del embarazo, que a su vez pueden inhibir el crecimiento del feto y alterar el desarrollo del cerebro. Esta investigación añade soporte para el mensaje de que una mujer debe evitar el alcohol si ella está tratando de concebir o puede quedar embarazada.

Referencia:

Lui, S., Jones, R. L., Robinson, N. J., Greenwood, S. L., Aplin, J. D., Tower, C. L. (2014). Detrimental effects of ethanol and it metabolite acetaldehyde, on first trimester human placental cell turnover and function. PLoS ONE 9(2): e87328.


Los niños expuestos prenatalmente al alcohol muestran efectos de daño generalizado al cerebro

Los niños afectados por la exposición prenatal al alcohol (PAE por su sigla en inglés) pueden tener una serie de déficits físicos, intelectuales y de desarrollo conocidos como el Espectro de los Desórdenes Relacionados con el Alcoholismo Fetal (EDAF). Aun los niños de funcionamiento más altos (puntuaciones de CI> 70) todavía pueden experimentar otros efectos del desarrollo del cerebro con problemas relacionados con el comportamiento, la memoria y el funcionamiento social.

Los investigadores estudiaron a un grupo de 125 niños de entre 6 y 12 años de edad con las puntuaciones de CI en el rango de funcionamiento más alto, quienes fueron identificados por los padres o profesores con pocas habilidades sociales. De este grupo, un examen médico y el historial encontraron que 97 tenían PAE, mientras que 28 no fueron expuestos.

Todos los niños fueron puesto a prueba en una serie de medidas cognitivas, de desarrollo y sociales. En comparación con los niños no expuestos, los niños con PAE puntuaron más bajo en la mayoría de las pruebas, sobre todo en las áreas de resolución de problemas, planificación y organización, la atención y la finalización de tareas, y la comprensión del lenguaje abstracto. Los padres y los profesores también informaron que los niños con PAE eran menos capaces de regular sus emociones, reconocer las señales sociales, o aprender de sus experiencias.

Estos resultados apoyan un modelo de daño generalizado al cerebro fetal en desarrollo como resultado de PAE. A medida que lo niños con PAE crecen y maduran, el reconocimiento temprano y la identificación de los efectos del EDAF pueden permitir un mejor tratamiento para abordar el potencial cognitivo, emocional y problemas de comportamiento y mejorar las interacciones sociales.

Referencia:

Quattlebaum, J. L., O’Connor, M. J. (2013). Higher functioning children with prenatal alcohol exposure: is there a specific neurocognitive profile? Child Neuropsychology, 19(6), 561-578.